viernes, 28 de abril de 2017

Ayuntamiento de Zuera: antes y después



Pronto hará dos años que se recuperó para el sentido común político, mandando a la oposición a los señores Larqué, Bolea et al, un ayuntamiento –un municipio- que los populares habían recibido saneado económicamente y  con una ristra de proyectos ejecutándose, o en lista de espera, casi tan larga como la de imputados  en la corrupción de cargos públicos del Partido Popular. 

Ocho años de torpeza y lentitud notable acabaron. Desandar ese camino tiene que estar siendo para la actual Corporación difícil y costoso: porque, si el caos en lo económico y administrativo que dejó el Partido Popular de Zuera a su paso por el Ayuntamiento fue de órdago a la grande, no  fue  de menor cuantía la dejadez de sus responsables en lo tocante al mantenimiento de las infraestructuras y los servicios municipales. 

No hace falta  estar  muy atento para sentir que las cosas han cambiado: fiestas recuperadas, mejor programación cultural, participación, asfaltados, luces nuevas, barrancos que se reparan, etc. Intentando resumir, hemos encontrado las fotografías de  una de las  actuaciones de mantenimiento  que los trabajadores municipales han realizado y que, al parecer de Jalisco, muestran un antes y un después y sintetizan la actitud de este Ayuntamiento hacia el municipio y sus vecinos.

 La primera fotografía, la de la negligencia y el abandono. No por nada, ya se hará. Alguien, dentro de ocho años por ejemplo.

ANTES


La segunda, la de un trabajo ejecutado de forma organizada, concienzuda y sencilla. El resultado a la vista.

DESPUÉS


Y sin embargo te quiero. 

Se me antoja  que a algún dirigente político de la derecha popular, exalcalde para más señas,   en esos ratos de extraordinaria placidez mientras toma café a las 10 de la mañana y prepara su viaje diario a Zaragoza, se le debería caer la cara de vergüenza. Después, quizá,  le espere una larga y extenuante jornada:  vermout a las 12, comida a las … Y vuelta a empezar. 

Pero de todo eso, ahora, tiene la culpa quien le paga.

No vivían tan bien ni los comisarios políticos.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

"Bloqueo" (Blockade) (William Dieterle, 1938)

En la guerra civil española, un campesino se rebela ante la idea de abandonar su tierra para incorporarse a filas. Cuando es trasladado al cuartel general para entrar en combate, conoce a una hermosa mujer, que resulta ser una espía del bando contrario. Durante un ataque aéreo, buscan cobijo refugiándose en una casa que resulta bombardeada, quedando ambos bajo los escombros. El campesino intentará convencer a la mujer de que sus ideas representan la opresión... (FILMAFFINITY)


viernes, 14 de octubre de 2016

Portavoces del PP de Zuera, la ruin oposición





Si un viajero viniera del futuro, o, aún mejor, del pasado, y solo escuchara las intervenciones del señor Bolea, portavoz del PP en los Plenos, o pudiera únicamente observar esa especie de hiperactividad en las sesiones del señor Larqué,  reclamando la atención que el Narciso siempre cree merecer; y si, además, solo leyera lo que publican en su página de facebook, podría pensar, con el reaccionario Maeztu,  precedente ideológico de los ilustres portavoces, que "Zuera es una encina medio sofocada por la yedra...." y que ellos, gonfaloneros de la causa, son los llamados a devolverle su Ser auténtico.


Eso es lo que ronda por alguna de esas cabezas: onanismo político en estado puro. Y al aderezarlo con el miedo a perder el sueldo que el adjunto generosamente recibe, hace ya demasiados quinquenios, como profesional de la política, el resultado es que su labor de oposición es un precipitado viscoso que toma la forma de pequeñez moral y ruindad política. 


Solo al viajero, que viene del pasado, como Bolea y Larqué, puede convencerle la extraña verbosidad del primero o  las mentiras que descaradamente escribe, o le escriben, al segundo en su medio de comunicación. No les importa que los Plenos se graben y se publiquen los  audios: hay que evacuar la bilis, verter al papel la frustración, eructar como pedo malogrado -diría Quevedo- lo que se quiere decir, tenga o no que ver con la realidad de las cosas o con lo sucedido y grabado.


El Pleno celebrado el pasado 6 de octubre puede ser modelo -hay otros- de lo que venimos contando. Nos referimos a una pregunta que el portavoz Bolea hizo al alcalde sobre el posible desahucio de una familia de Zuera: el alcalde responde, advierte de la dificultad de contestar concretando hechos y personas ya que esta por medio no sólo su dignidad - la de los posibles desahuciados- sino la ley de protección de datos que impide dar públicamente datos sensibles. Insiste Bolea, dice incluso parte de su dirección, y el alcalde invita a que cualquier petición de ese tipo de información se le haga directamente en alcaldía o a través de la concejalía de Acción Social. Ahí termina todo, finalizan las preguntas y el concejal Bolea  da las gracias al alcalde.


Aquí está el audio de la pregunta y la respuesta:





Y este es el arrebato interpretativo que con un retintín de calderilla falsa, como diría Ramiro Ledesma, otro de sus padres ideológicos, le sale al escribidor popular en su página:


"El alcalde de Zuera, evita en el último pleno municipal que el PP se interese y pregunte, sobre qué va a hacer el ayuntamiento para ayudar a una familia de Zuera a la que van a desahuciar" 


Y no es esto lo peor. Porque antes se coge a un mentiroso que a un cojo.  Se le cae a uno la cara de vergüenza al leer de estos nuevos "Adas Colaus" de la derecha  una retahíla de reivindicaciones en nombre de una familia, que con toda probabilidad esté pasando un calvario, conscientes de que se hace  única y exclusivamente para  intentar proyectar una especie de duda y jalear a su clientela . ¿Un desahucio en Zuera? ¿Una sola familia en el extremo de la necesidad? Ni se enteran ni se quieren enterar. Sólo existe un desahucio para el PP, que es el que se han encontrado y del que quieren sacar alguna rentabilidad política mintiendo primero y haciendo un relato miserable después.


En este modelo de oposición se mueven, en el de la microruindad: llamando "apesebrados" al público que asistió al Pleno del Estado del Municipio o "cla" a los que preguntaron en el último, poniendo en duda la honorabilidad de la concejala de Acción Social, intentando en sus papeles desprestigiar a determinados trabajadores del ayuntamiento o, si se tercia, abandonando ofendido Larqué su asiento de concejal en un Pleno para pasar a los del público. Siempre con el pueblo. Todo muy fino.

El final de consigna y manual del concejal popular. Hay que llamar comunistas a los de Somos Zuera, ¡¡que vienen los comunistas!!. Y encima, estos señores de la portavocía, resaca municipal de la  democracia orgánica franquista,  creen que Somos Zuera  debería ponerse a su servicio,  en contra de su coaligado, el PSOE. ¡¡Pero qué gilipollez es esta!!


En realidad los señores Bolea y Larqué tienen miedo. Sin haber asimilado su derrota en las urnas hace 18 meses, se han dado ya por amortizados como oposición política este mandato y se han pasado al de chismorreadores de casino, lugares emocionantes en los que otro de sus ídolos de juventud, José Antonio Girón de Velasco (al servicio de España con placer) aconsejaba a sus discípulos «Paso de buey, vista de halcón, diente de lobo... y hacerse el bobo»; y en eso de hacer el bobo han salido alumnos aventajados los portavoces del Partido Popular de Zuera.



NOTA
La imagen con la que se inicia esta entrada está tomada de la página de facebook del FIA -PILL y el audio de la página web del Ayuntamiento de Zuera. Si desea escucharlo entero puede ir a: ayuntamiento transparente / institución, organiz. y personal/ (plenos 2016, nº 9 ordinario de 6 de octubre)

viernes, 15 de abril de 2016

Profunda renovación en el PP de Zuera



Veintiocho de marzo de 2016.
El PP de Zuera prepara su organización para el primer tercio del siglo XXI


El pasado 28 de marzo la organización del Partido Popular de Zuera eligió su  nueva Junta o Jefatura.  Asistió numeroso público y fueron cooptados para su dirección nuevos valores de la política municipal, entre los que muy principalmente destaca el que presidirá su Junta directiva para los próximos años D. José Manuel Larqué Gregorio.

Jóvenes y preparados, el nuevo equipo directivo comienza, al parecer, un recorrido apasionante y lleno de retos. El nuevo presidente trae a la política la frescura de un recién llegado y  un amplio bagaje de experiencias de sus actividades profesionales en la sociedad civil.

Sigue como portavoz en la bancada popular del Ayuntamiento de Zuera el ex alcalde D. Antonio Bolea Gabaldón “El breve”, hábil dialectico y excelente fajador.

Esto se mueve.