miércoles, 22 de septiembre de 2010

Sostiene la Rudi

Sostiene la Rudi estos días por los periódicos que el Gobierno de Aragón debería reducir gastos corrientes y se refería, entre otros, al personal, la publicidad y a un exceso de departamentos o Consejerías. Que no hacen falta tantas para gobernar bien Aragón. Quizás tenga razón, como la tenemos nosotros cuando decimos que el Gobierno municipal del PP en Zuera no debería tener sus seis miembros y miembras asalariados/as a costa del erario público, siendo, en primer lugar que no hacen falta, segundo, que no saben y que toda la labor que desarrollan a lo largo del año, los/as seis, lo podría hacer perfectamente un buen técnico o gerente. Incluido, y muy especialmente, lo que hace el alcalde, menos las cuestiones de ostentación, procesiones y homenajes a la bandera para las que hace falta un porte que cualquiera no tiene.


Esa persona también podría asumir las funciones del concejal del Par, y estoy seguro de que nos saldría infinitamente más barata. Este es el que menos aporta al buen gobierno del ayuntamiento, sólo le aporta al Alcalde el voto que necesita para estar pegado al sillón, y sin embargo, o tal vez por eso, es el que más caro nos sale.

Ándele

martes, 21 de septiembre de 2010

Larqué o el miedo a gobernar

Uno de los símbolos del estado de ánimo en el que se encuentra sumida la gestión de lo público en Zuera es el deterioro, el abandono, del reloj de la plaza del nuevo Barrio de San Juan. Probablemente sea este el caso donde se evidencia como al sectarismo con el que los actuales inquilinos del gobierno municipal se sitúan ante cualquier actuación realizada por los anteriores gobiernos socialistas se une la falta de una visión de conjunto, integradora, del desarrollo político y social del municipio de Zuera.

En ningún momento, ni en la concepción, ni en el desarrollo del proyecto del Barrio de San Juan, ni en su complejo desarrollo administrativo, estuvo el Partido Popular, y el Sr. Larqué su portavoz en aquellos años, mostrando siquiera algo de simpatía por la obra. Es mas, habían apostado a que no saldría adelante. Con toda probabilidad, relacionar la complejidad técnica de la actuación, y la dificultad de unir intereses privados y públicos, con su incompetencia y su miedo escénico ante negociaciones con particulares e instituciones, les imposibilitó para entender que los proyectos transformadores de envergadura que parten en su concepción de un análisis correcto de las necesidades del municipio, una vez iniciada su andadura, llevan en su interior la dinámica del éxito.

Y lo mismo podríamos decir de su actitud ante otras iniciativas socialistas que podrían haber desarrollado en este mandato. La urbanización del nuevo Polígono los Huertos, tan necesaria desde el punto de vista del desarrollo industrial en el próximo futuro y del empleo en estos momentos, ha sido abandonada por la presión de algunos particulares y la falta de alternativas para su realización por parte de la actual Corporación. igualmente, la terminación del nuevo Colegio de Infantil y Primaria, cuya construcción se inició por iniciativa de los socialistas de Zuera, ha tenido que ser exigida en el primer caso al Ayuntamiento, y recordada su oportunidad, en el segundo, a la D.G.A por el Grupo Municipal Socialista dado el desinterés mostrado por Larqué y Nasarre.

Pero el sectarismo es en realidad síntoma. La enfermedad hay que buscarla primero en la falta de iniciativa y, segundo, en la ausencia de empuje político para afrontar proyectos que engarzados sean capaces de estructurar el Zuera del futuro. Falta de visión general del municipio, y miedo a gobernar para no perder el gobierno, es lo que constituye el núcleo programático de esta derecha sin criterio. Lo que viene después es su consecuencia: autoritarismo, intento de postergar a la oposición y realización de actuaciones sin asumir riesgo alguno.

Así, se entiende a la perfección el inicio exclusivo de obras de ornato; o de otras, como la de la Plaza de España, innecesaria en estos momentos, que debería desarrollarse al tiempo que una renovación integral del casco antiguo, del que ya hay realizado algún proyecto como el de la calle Mayor. Otras situaciones, como el vergonzoso problema del vandalismo, se abordan invitando a los ciudadanos a la delación, sin un plan para intentar modificar actitudes y haciendo dejación de la obligación del Ayuntamiento como conservador del patrimonio urbano común.

Recordarán, y si no pueden verlo en la fotografía del inicio de este blog, como el reloj instalado en la plaza de la Oceanografía constituía, junto a la pérgola y la propia plaza, uno de los hitos que invitan al encuentro entre los ciudadanos del nuevo barrio. La renuncia a su reparación, el abandono voluntario al que le han sometido, es el de los valores de buen gobierno, progreso y bienestar que representa.

El reloj de Zuera Sur es la imagen que sintetiza estos cuatro años de gobierno de la derecha, mostrando la confusión política, la orfandad de ideas, la vacuidad y la negligencia con la que esta Corporación ha acometido la gestión del común.


Segundos fuera.

viernes, 17 de septiembre de 2010

LA PLAZA DE ESPAÑA. Su concepción.

El inicio de las obras de la Plaza de España ha sumido en la perplejidad a muchos ciudadanos de Zuera que preguntan a Jalisco sobre su oportunidad. La racionalidad económica y técnica parece indicar que su remodelación debía ser acometida al mismo tiempo que la calle Mayor, para la que ya hay un proyecto, y la calle San Pedro.

Conscientes de que su realización tiene extraños orígenes la dirección de Jalisco, fiel a su compromiso ciudadano, ha encargado a Poirot y a Gimenels que investiguen las primeras causas de semejante proyecto.

Semanas les ha costado llegar a nuestros aguerridos reporteros hasta el origen de la información. Esto es lo que han encontrado:

Vean en el vídeo, ya de terno azul impecable, como un jovencísimo José Manuel pensaba en las obras de la plaza mientras se marcaba unos pasitos. Está claro, las obras no se deben a alguna extraña pulsión, mareo o calambre, son producto de la reflexión anticipada de un joven prealcalde en el que se intuye pasión por lo público.



El que no lo tiene tan claro es el ciudadano que, ya perplejo, observa los vaivenes que preludian el futuro.

Señores, con esta entrada se inicia la nueva sección de periodismo de investigación en Los Altos de Jalisco. Seguiremos informando.

PD: Y, de esto, ¿qué piensa de esto el Chavo del ocho?

martes, 14 de septiembre de 2010

La insolvencia moral



Hemos dejado transcurrir un tiempo para ver si se producía algún tipo de reacción por parte del Ayuntamiento, del Alcalde o el concejal de urbanismo en particular, tras los requerimientos e implicaciones que el portavoz del PSOE, Luis Zubieta, les ha reiterado verbalmente y por escrito, referidos a las supuestas, pero más que evidentes prácticas corruptas dentro del área de urbanismo. Área de sospecha que se vio automáticamente ampliada a la alcaldía, cuando su titular negó públicamente que estuviera ocurriendo algo extraño en dicha área. Es decir, cuando mintió en el curso de una sesión plenaria.
Como se sabe, poco tiempo después de estas negaciones, y antes de que se le terminase el contrato, se le dio puerta al arquitecto municipal. O lo que es lo mismo, se le invitó a tomarla por propia iniciativa, pero con un buen encargo en la cartera. A buen entendedor...
No sé mis queridos y distinguidos lectores cómo reaccionarían ustedes si en “ausencia” de culpa, les estuviesen llamando públicamente, de palabra y por escrito, chorizos, extorsionadores y mentirosos. Y todo ello con unas  pruebas que, aunque evidentes difícilmente serían aceptadas como condenatorias por un Juzgado. Supongo que depende de cómo ande cada cual de dignidad, una cualidad que a decir verdad no parece estar especialmente valorada por los protagonistas de esta miserable historia.
Sin embargo tengo que decir que este “silencio de los corderos” que guardan los afectados, empezando por el Alcalde, no sólo no me tranquiliza nada, sino que me lleva a ratificarme en la convicción de que todo es cierto. Porque tal vez no les convenga ir al Juzgado, donde seguramente correrían más riesgos, pero qué menos que  un decoroso  desmentido, una nota aclaratoria, unas frases en el tradicional y emotivo discurso del día de Acción de Gracias...Pero, nada.
 “Nada, no sea cosa que la vayamos a joder”,  deben pensar.
Así las cosas, al muy variado y amplio abanico de incompetencias que tradicionalmente se le atribuyen a nuestro alcalde, hay que añadir ahora la pérdida de la autoridad, de la solvencia moral. La mentira es un disolvente moral que inhabilita o debería inhabilitar no sólo para gobernar, sino para ostentar cualquier tipo de representación social o política. El hecho de servirse de ella desde un cargo público no sólo multiplica las dosis de cinismo de la   que siempre va acompañada, sino que afecta de lleno al entramado institucional que organiza y regula las relaciones sociales, debilitando y resquebrajando su estructura. Detrás de este tipo de mentira, se busca protección, pero sobre todo el beneficio, el privilegio personal. O lo que es lo mismo, eludir determinadas responsabilidades que de ser asumidas exigirían la inminente renuncia de los privilegios inherentes al  cargo que se ostenta. En este caso, a la Alcaldía.
Poirot

sábado, 11 de septiembre de 2010

ONCE DE SEPTIEMBRE

Diada de Cataluña, ataque a las torre gemelas de Nueva York. Y también aniversario del golpe de estado de los militares felones chilenos contra el gobierno constitucional de Salvador Allende. Oigan en el video como los terroristas del ejército golpista coordinan el ataque al Palacio de la Moneda, sede del Gobierno constitucional. Una de las voces, esa aflautada, es la del generalito Pinochet, golpista, asesino y ladrón.
Salud

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.


Miguel de Cervantes Saavedra



jueves, 9 de septiembre de 2010

Simientes que dan frutos: El campeonato del mundo de Karts en Zuera


Corría la primavera de 2004 cuando dos personas enamorados del automovilismo y más concretamente de los Karts visitaron al entonces alcalde de Zuera, Javier Puyuelo. Traían bajo el brazo un proyecto, todavía en estado de maduración, para llevar a cabo en el municipio, el que según ellos sería “el mejor circuito de Karts del mundo”. Tras meses de conversaciones, la negociación llegó a buen fin y los promotores, Jorge Latapia y Pedro Forcén, tras adquirir los terrenos y obtener las autorizaciones necesarias pudieron ver hecho realidad su sueño. Un sueño para ellos y una fuente de oportunidades para Zuera cuyo nombre iba a figurar como referente del primer circuito internacional de Karts de España.

Hoy hemos sabido a través de la prensa que el circuito de Zuera acogerá por primera vez el Campeonato mundial de Karts. Enhorabuena a la Federación y a los promotores del circuito. La prueba meterá en el mapa nacional e internacional el nombre de Zuera y eso hay que agradecérselo a todos aquellos que creyeron en la idea y la apoyaron en su momento, entre los cuales no están quienes hoy nos gobienan.

En la fotografía tomada en otoño del 2004 en el circuito internacional de La Conca, al sur de Italia, aparecen los impulsores del proyecto, Jorge Latapia y Pedro Forcén, en los laterales y en el centro el Presidente de la comisión de Karting de la Federación española de automovilismo, Carlos Abella y el entonces alcalde de Zuera, Javier Puyuelo

Vídeo del Circuito




sábado, 4 de septiembre de 2010

Un revulsivo, porfa.

Con ocasión de las últimas fiestas, nuestro impedido pero legítimo alcalde nos ha ofrecido una paleta de miserias políticas que abarcan desde el reclamo publicitario en el programa, “gratis et amore”, de la señora Rudi, hasta el intento reprimido en el último segundo de solicitar el voto para el PP, en su inefable intervención de la Presentación de las Damas. Por el medio quedó su sectario saluda y el muy oportunista anuncio del PP en el Programa. Pero suponemos que éste último se lo pagan ellos. Ahora se dispone a malgastar unos cuantos miles de euros en la plaza de España, en una obra, que como ya se ha dicho desde esta misma tribuna, pierde todo su sentido al ser contemplada fuera del marco del casco urbano en su conjunto. El cualquier cosa hubiera estado mejor invertido ese dinero, por ejemplo en el alumbrado, tanto en uno nuevo (tan necesario), como en la reparación de las más de setenta farolas que no lucen en el Parque Fluvial. Por no hablar de la peatonalización de la calle Mayor, la mejora de las medidas contra el vandalismo, que tanto le preocupa o, cómo no, haber iniciado las obras del nuevo Parque empresarial en Los Llanos. Ya podía estar acabado y con parcelas a la venta. Suponemos que a partir de este momento y en particular cuando termine la plaza, dedicará su tiempo, amén de a la caricatura y al ñoño-diseño, a marginar a la Oposición y a seguir ocultando las tropelías de su socio del Par. Y luego, a pasar la bandeja. Ni en el mejor de los sueños se podía haber imaginado que en una coyuntura tan complicada como la actual, le fueran a “salvar” la papeleta (otra cosa son las elecciones) los dineros que le han llegado de las administraciones gobernadas por los socialistas. Con ellos va a intentar ocultar su desastrosa gestión de puertas para adentro, sea en el plano de lo económico, de la organización o, no digamos, de la modernización. Por no hablar del dinamismo cultural o de la cohesión social. No sabemos a ciencia cierta cuantos enteros habrá perdido Zuera tras cuatro años de flojera. De momento, si quitamos los bolos que hacen los medios de comunicación con motivo de las fiestas de los pueblos, el nuestro está prácticamente borrado del mapa. Por no salir, ni siquiera aparecen en prensa los concursos para la adjudicación de las obras. Será que utilizan otro sistema de concesión. Somos conscientes de que a una buena parte del pueblo de Zuera, estas cosas que contamos por aquí, le importa un bledo. Circunstancia que lejos de desmoralizar, debería servir de acicate para la otra parte, la que cree que las cosas pueden ser de otra forma, que se pueden cambiar. De hecho son ellos los que con sus votos consiguieron, y pueden volver a conseguir, que Zuera no se hunda en el anonimato y, se ahogue en esta atmósfera de vulgaridad y aldeanismo que nos envuelve. No hay tiempo que perder, que el cuerpo humano es capaz de adaptarse a los ambientes más desfavorables. Y lo que es más jodido, puede acabar sintiéndose a gusto. Un revulsivo, porfa.
Emiliano

viernes, 3 de septiembre de 2010